Al finalizar la carrera de arquitectura el alumno:

  • Contará con conocimientos científicos, técnicos y teórico-humanísticos, que le permitan comprender, explicar, analizar, sintetizar y criticar el fenómeno de la producción del espacio habitable, con las especificidades y características de los distintos grupos humanos, en su evolución a través del tiempo.
  • Desarrollará capacidad para detectar, comprender e interpretar las necesidades humanas para traducirlas en espacios habitables armónicos y eficientes.
  • Habrá desarrollado destrezas para la aplicación y adecuación de una metodología que le permita controlar el proceso de producción arquitectónica; que incluye desde la etapa de investigación sobre las necesidades individuales o de grupos sociales, realización de anteproyectos, culminación de proyecto ejecutivo; planeación, administración y supervisión del proceso de edificación y, en su caso, hasta la venta y gestión de los proyectos arquitectónicos.
  • Habrá afianzado valores éticos que le permitan respetar el patrimonio natural y cultural pugnando por mantener un desarrollo sustentable.
  • Habrá adquirido conciencia y responsabilidad de actuar profesionalmente con criterios de equidad socio-espacial.
  • Habrá desarrollado una actitud crítica y auto crítica ante el conocimiento vinculado a la arquitectura, de tal forma que le permita evolucionar en su propia formación y contar con la flexibilidad suficiente para adecuarse a diversos ámbitos (locales o internacionales) así como a diversas problemáticas.
  • Habrá interiorizado el valor de la producción intelectual desde una perspectiva transdiciplinaria, así como las y las ventajas del trabajo en equipo.