27628792_1687920277934300_4649618492817565687_o

Por: Abiel Jiménez.

Un sistema inteligente que permite controlar la temperatura y la humedad relativa al interior de un invernadero, así como proteger los cultivos de lluvias y vientos, fue desarrollado en el Campus Amealco de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) por integrantes del área de Ingeniería Agroindustrial.

El proyecto fue realizado por el estudiante Ignacio Mejía Ugalde bajo la dirección del Dr. Luciano Ávila Juárez, coordinador de la Facultad de Ingeniería en dicho espacio universitario, quien precisó que esta tecnología ya existe en el mercado y sirve para obtener la mayor rentabilidad agrícola posible; sin embargo, al tratarse de artículos de importación, su costo es elevado para los productores locales.

Actualmente, hay controladores de tipo manual (on/off) que se activan al prender un botón; también hay de tipo “timer”, en el que se le programan los tiempos de apertura y cerrado de ventanas, pero tiene la desventaja de no responder ante un cambio de viento o lluvia.

En cambio, el control climático inteligente elaborado en la UAQ, además de ser de bajo costo, usa lógica difusa, es decir, está programado para tomar decisiones con base en información en tiempo real para activar los actuadores (ventanas, ventiladores o calefactores) en función de ciertas reglas, en este caso, bajo las condiciones climáticas específicas del momento.

El Dr. Luciano Ávila Juárez explicó que está compuesto por un cerebro o caja de control, que alberga tanto una tarjeta electrónica (donde se programan las reglas en lógica difusa) como contactores y relevadores que activan los actuadores; y cuatro sensores para medir las variables de temperatura, humedad relativa, lluvia y viento.

Para lograr las condiciones óptimas del cultivo señaló que primero se determina la temperatura y la humedad relativa (el agua presente en el ambiente en forma de vapor) ideales. En el primer caso, el sensor puede registrar rangos que van de -50 a 120 grados centígrados; mientras que la humedad relativa se calcula entre 0 y 100 por ciento.

Si al interior del invernadero se registra un aumento o disminución de calor el sistema puede tomar la decisión de abrir o cerrar las ventanas, respectivamente, a fin tener la temperatura propicia. El mecanismo funciona de igual modo si se tiene una humedad relativa por debajo del 30 por ciento o por encima del 60 por ciento.

Por su parte, la lluvia y el viento son factores que pueden dañar los cultivos, ya que tanto una lluvia fuerte o prolongada como un viento veloz pueden causar afectaciones directas a las plantas y a la estructura del invernadero. Para ello, el sistema mide estas dos variables para controlar el cierre o la apertura de las ventanas cenitales, laterales o frontales.

El Dr. Ávila Juárez indicó que el sistema se implementa en diferentes invernaderos de producción hortícola de Campus Amealco con resultados confiables, ya que ha pasado la prueba del prototipado, lo que hace posible fabricarlo de manera industrial.

Actualmente, trabajan en obtener la patente como modelo de utilidad y en la integración de un sistema de control de riego vía radiación solar para que los productores puedan tener dos máquinas en una.

27709581_1687919844601010_6747870987843095951_o