Ingeniarte1

En su primera revisión por parte de los Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior (CIEES), la carrera de Ingeniería Agroindustrial en el Campus Amealco de la Universidad Autónoma de Querétaro logró el nivel 1 de certificación con una duración de 3 años, un avance significativo en la oferta de programas educativos de alta calidad en los municipios de Querétaro.

El Mtro. Luciano Ávila Juárez, coordinador de la Facultad de Ingeniería en Amealco, explicó que la acreditación demuestra que la enseñanza, la preparación de los maestros, la estructura curricular, las publicaciones científicas, la eficiencia terminal de los alumnos, la infraestructura (salones, biblioteca, canchas y auditorios) y el organigrama son pertinentes y cumplen con estándares requeridos a nivel nacional.

Ingeniería Agroindustrial en Amealco se creó en 2010 y cinco años después se graduó la primera generación. Actualmente, cuenta con 23 estudiantes en los diferentes semestres y una plantilla de 16 profesores. Una de las fortalezas es la eficiencia terminal mayor al 90 por ciento de los egresados, además de que el 60 por ciento ya cuentan con empleo incluso antes de concluir sus estudios, ya sea en empresas propias o de exportación en municipios aledaños.

“Amealco es una de las demarcaciones de Querétaro con vocación agrícola, pues llueve alrededor de 800 milímetros anualmente y su tierra es buena para cultivar; esta carrera es un parteaguas en el desarrollo de la agroindustria aquí”, indicó el Mtro. Ávila Juárez, quien agregó que los graduados tienen la opción de estudiar la Maestría en Ingeniería de Biosistemas en el Campus Amazcala o en el posgrado de alimentos en la Facultad de Química.

Advirtió que muchos de los jóvenes que desean ingresar a la licenciatura no han podido acceder debido al bajo puntaje obtenido en los exámenes de admisión, lo cual deja ver un nivel académico insuficiente en su preparación media superior. Ante esta problemática, se ha implementado el Semestre Cero con el fin de corregir las deficiencias educativas, lo cual ha demostrado resultados favorables gracias a la labor de los profesores.

Gracias a ello, dijo, “los alumnos tienen la oportunidad de cursar seis o siete materias y de conocer mejor el programa durante un semestre; con esto se pueden dar cuenta si realmente es lo que les gusta o no, ya que desde Semestre Cero hacen prácticas en el campo y visitan los invernaderos”.