1

Por: Abiel Jiménez.

Inscrito en el nivel de “Reciente Creación”, el Doctorado en Innovación, Tecnología y Hábitat que oferta la Facultad de Ingeniería (FI) se integró al Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), lo que permite mantener a esta unidad académica con el 100 por ciento de sus posgrados en el padrón de excelencia.

El Dr. Manuel Toledano Ayala, director de la FI, indicó que es un logro obtenido gracias al trabajo conjunto de profesores investigadores, para ofrecer a la sociedad una oferta educativa de calidad. Con ello, se suma a los doctorados en Ingeniería, Mecatrónica, Ingeniería de Biosistemas y Ciencias de la Energía (junto con la Facultad de Química) en tener este reconocimiento.

Pertenecer al PNPC garantiza la calidad del mapa curricular, del núcleo académico básico y de los mecanismos de admisión, perfil de egreso y movilidad académica. Asimismo, beneficia directamente a los estudiantes para que accedan a becas de manutención por parte de Conacyt y una más otorgada por la UAQ para el pago de colegiaturas.

El Doctorado en Innovación, Tecnología y Hábitat tiene como objetivo formar recursos humanos de alto nivel que generen investigación con una visión multidisciplinaria, que contribuyan a la solución de las problemáticas del hábitat humano y su desarrollo a partir de conocimiento avanzado, tecnología e innovación.

El Dr. Toledano Ayala detalló que se trata, principalmente, de una opción dirigida a egresados de las maestrías en Arquitectura y Diseño e Innovación, con el fin de que continúen sus estudios; sin embargo, también está planteada para alumnos provenientes de otras áreas como Ingeniería Civil, Mecánica o Industrial, ya que abarca un campo diverso orientado a las ciudades inteligentes.

Tiene dos líneas de generación y aplicación del conocimiento: “Desarrollo del hábitat humano”, es decir, el entorno que comprende los objetos de interacción y los ambientes arquitectónicos y urbanos; y “Tecnología e innovación”, la pluralidad de enfoques sobre la incorporación de las tecnologías aplicadas al mejoramiento del hábitat, desde el confort, la seguridad y el ahorro de energía bajo un esquema de sustentabilidad.

“Tenemos así una oferta educativa que genera innovación a partir de nuevos productos, servicios o procesos con la mejora del hábitat humano, propuestas que nacen de la investigación y pueden transferirse al sector productivo. En este sentido, el programa también tiene la modalidad de fines de semana para que los alumnos puedan continuar su ejercicio profesional mientras se preparan”, resaltó.