21728071_1550138085045854_4716740786618427637_n

Concretos que no usan cemento portland, tabiques, paneles translúcidos y pavimentos permeables conforman la gama de productos, a base de poliestireno, que desarrollan investigadores de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Querétaro, y con los que fomentan el cuidado del medio ambiente.

Se trata de nuevos materiales con elementos reciclados y sustentables, más resistentes, más ligeros, con menor porcentaje de absorción de agua y mayor estabilidad. Estos avances son fruto del Cuerpo Académico de Materiales, integrado por la Dra. Teresa López Lara (líder del grupo), el Dr. Juan Bosco Hernández Zaragoza y el Dr. Jaime Moisés Horta Rangel.

El poliestireno es un polímero termoplástico de bajo peso, de alta resistencia y con propiedades de aislamiento termoacústico usado para la fabricación de empaques y embalajes desechables; sin embargo, es muy difícil reciclarlo y causa graves daños sobre todo en los ecosistemas marinos cuando los desechos no son manejados correctamente.

La recuperación del polímero y el aprovechamiento de estas propiedades, con el fin de elaborar nuevos y mejores materiales que puedan ser implementados en la industria de la construcción, son parte del estudio que realiza este grupo de investigadores desde hace 6 años.

21727964_1550137958379200_6833924604899280147_n

La Dra. Teresa López Lara detalló que, de acuerdo con los estudios realizados, los tabiques de cemento portland pueden absorber 24 por ciento de agua y los de adobe hasta un 70 por ciento, lo que ocasiona que se expandan, se deformen, pierdan resistencia y generen desprendimiento de los acabados en las casas. Refirió que “a veces se tienen muchos problemas de humedad en los muros de las casas, es precisamente por el tipo de tabique que se esta usando”.

Explicó que en una primera etapa se dedicaron a la recuperación del poliestireno con el propósito de elaborar un mortero para concreto de baja densidad y con el que hicieron un tabique que tuvo un porcentaje de absorción de 7 por ciento. Además, se obtuvo una resistencia de 70 kilogramos por centímetro cuadrado, mientras que los que se encuentra en el mercado sólo alcanzan una resistencia de 50 o 60.

El Dr. Juan Bosco Hernández explicó que actualmente, en una nueva etapa de la investigación, se ha logrado reducir hasta un 3 por ciento la absorción de agua y hacerlo más ligero. Asimismo, puntualizó que trabajan juntamente con el Instituto Tecnológico de Celaya para la fabricación de poliestireno líquido, con el que pueden hacerse productos diversos como concretos permeables para pavimentos sin necesidad de cemento Portland.

“Estamos llevando a cabo un concreto que no utilice cemento, donde solamente es el agregado y el polímero que estamos utilizando; con ese tenemos resistencias importantes: a 8 días de 60 kilómetros por centímetro cuadrado y, además es un material impermeable”, señaló.

También se está trabajando en la fabricación de materiales translúcidos, como tabiques y paneles; además de derivados de celulosa del cartón, con el cual se está obteniendo una recuperación al 100 por ciento y con mejores propiedades originales.

21728433_1550138091712520_6059454870973001588_n

Otro de los aspectos que aborda este grupo de investigadores es el asfalto. La Dra. López Lara señaló que dicho material es un producto refinado del petróleo, lo que involucra no solamente altos costos, sino la generación de emisiones contaminantes al aire, suelo y agua, debido a que las refinerías consumen grandes cantidades de combustibles fósiles.

Por ello, el Ing. Eloy Parra Melgar, estudiante de la Maestría en Ciencias con línea terminal en Vías Terrestres y Movilidad, colabora con el Cuerpo Académico para generar pavimento flexible a base de polímeros reciclados que pueda sustituir el asfalto y disminuir el impacto ambiental.

El universitario explicó que, de acuerdo con las pruebas realizadas, el poliestireno diluido tiene buena adherencia, es muy liviano y su viscosidad es similar a la del asfalto; ha detectado que la compresión puede llegar a 70 kilogramos por centímetro cuadrado por 7 u 8 días. Además, con los polímeros se logran disminuir las deformaciones ocasionadas por los agrietamientos en la superficie.