Dr.Carlos Chavez

La Universidad Autónoma de Querétaro, a través de la Facultad de Ingeniería, participa en el cumplimiento de las metas del Plan Nacional de Desarrollo del Gobierno Federal, para el sexenio 2014-2018, con la Tecnificación de diez mil hectáreas, por medio del programa de Riego por Gravedad Tecnificado.

El Dr. Carlos Alberto Chávez García, responsable técnico del proyecto, dio a conocer que el Gobierno Federal tiene la meta de tecnificar un millón de hectáreas de los 85 distritos de riego que se encuentran en todo el país. Y explicó que la tecnificación consiste en darle un uso eficiente al agua al determinar el gasto óptimo de la parcela, a través de un diseño elaborado con principios matemáticos-científicos, físicos y agronómicos.

Chávez García expresó que en julio de 2014 se signó el convenio de colaboración con la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), donde a la UAQ le corresponde tecnificar cinco mil hectáreas en el distrito de riego 085 en La Begoña, Guanajuato; y otras cinco mil hectáreas en el distrito de riego 023, en San Juan del Río, Querétaro.

En este sentido, el investigador reveló que “las eficiencias de los distritos de riego rondan en un 45 o 50 por ciento, ¿Qué quiere decir? que de cada 100 litros que salen de la presa únicamente se están aprovechando 45 litros en las plantas, es decir, el otro 55 por ciento se está perdiendo”.

Por lo anterior, la UAQ presentó el proyecto de Riego por Gravedad Tecnificado, que consiste en brindar asesoría a los productores en cuanto al gasto óptimo de agua y el tiempo oportuno de riego.

“El método de gravedad no requiere de energía externa o alguna energía auxiliar porque se basa en el desnivel que tiene la superficie del suelo”, por lo que representa un método más económico, declaró el investigador universitario.

La UAQ selecciono a 10 candidatos para trabajar en los distritos de riego. En el proceso de selección participaron 35 aspirantes que tomaron un curso propedéutico de dos semanas donde abordaron tópicos de topografía, hidráulica y nivelación. Los ingenieros elegidos tomaron tres cursos de capacitación: uno sobre el Pronóstico del Riego en Tiempo Real, donde conocieron los diferentes tipos de plantas, tipos de suelo y condiciones climatológicas; el segundo sobre Riego por Gravedad Tecnificado; y el tercero correspondió a la Nivelación de Tierras.

Durante la capacitación de cinco semanas, los aspirantes trabajaron con el libro “Riego por Gravedad Tecnificado” publicado en 2012 por los investigadores, Dr. Carlos Fuentes Ruiz, –quien fue profesor investigador de la UAQ-, y el Dr. Luis Rendón, gerente nacional de Distritos de Riego en el país.También contaron con materiales proporcionados por la CONAGUA, que fueron revisados y corregidos por investigadores de la Facultad de Ingeniería.

Cabe destacar que la aportación del doctor Fuentes Ruiz, fue la fórmula científica que determina el gasto óptimo de la parcela, y tal ha sido su impacto, que ya se ha implementado en los programas de Riego por Gravedad Tecnificado que se desarrollan en la nación.

El doctor Carlos Chávez señaló que de los resultados obtenidos en el primer ciclo, se observa que un productor tarda ocho días en efectuar el riego, pero con la recomendación hecha por el equipo de trabajo, los productores riegan en tres días; es decir, en los tres o cuatro días de diferencia el agua solo se estaba desperdiciando.

Además, el investigador universitario indicó que con esta recomendación, el agua excedente se utiliza para regar otras parcelas o se queda almacenada. Y agregó que si el riego es con agua de pozo, la cantidad de energía que gastan en esos cuatro días también se está ahorrando, por lo que disminuyen los costos de producción.

Por último, el Dr. Chávez García, destacó los beneficios de “bajar la tecnología de las aulas al campo”, ya que tiene un impacto favorable en el aprovechamiento del agua, que a su vez tiene un impacto benéfico para el medio ambiente; y por otro lado, el ahorro que representa para los productores.