21751288_1551435264916136_4781917184798463618_n

Ana Eloísa García de Gortari, egresada de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Querétaro, fue seleccionada para formar parte de la edición 2017 del Barco Mundial de la Juventud (Ship for World Youth), iniciativa financiada por el Gobierno de Japón e impulsada por la Embajada de Japón en México, la Asociación Mexicana de Exparticipantes del Barco Mundial y el Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve).

Del 16 de enero al 2 de marzo de 2018, una delegación mexicana de 12 jóvenes compartirá un viaje en barco con 120 estudiantes japoneses y otros 108 provenientes de Australia, India, Mozambique, Omán, Perú, Polonia, Sudáfrica, España y Sri Lanka. Durante el trayecto se llevarán a cabo seminarios, talleres, debates y exposiciones con la historia y cultura de cada país.

“Por cada extranjero va un japonés, pues es un programa fomentado por el Gobierno de esa nación; lo que ellos buscan es darle herramientas a sus jóvenes de tener contacto con otras culturas para aprender de éstas. Los japoneses son líderes en economía y en tecnología, creo que es importante aprender cómo es que han logrado este éxito y regresar a México para implementarlo”, indicó la universitaria.

El propósito del Barco Mundial es la cooperación internacional mediante una sólida red de jóvenes que trascienda fronteras; para ello, se inculca la mejora de las capacidades de liderazgo y gestión, el incremento de sus habilidades de comunicación y entendimiento mutuo, el fortalecimiento de su visión global y la promoción de juventudes capaces de contribuir a la sociedad.

“La idea es poder platicar sobre todas las problemáticas que hay en el mundo, crear relaciones interculturales con otras personas y, así, también proponer soluciones, poder aprender de otros”, señaló la egresada de Ingeniería en Nanotecnología.

Ana Eloísa García fue elegida de entre más de mil 500 jóvenes que aplicaron su solicitud al Imjuve. Luego de pasar con éxito exámenes de inglés y de conocimientos generales, llevó a cabo acciones de voluntariado y cursó algunos talleres; posteriormente, se le realizó una prueba psicométrica y asistió a un campamento con exparticipantes de “Ship for World Youth”, para finalizar el proceso con una entrevista.

Explicó que previo al viaje se hospedará en el hogar de una familia nipona en Tokio durante un mes para conocer más a fondo su cultura y sus tradiciones. Una vez concluida esta etapa, el barco zarpará con rumbo a la India, donde pasarán cinco días; después, se dirigirán a Singapur y Sri Lanka para, luego, volver a Japón.

Dicho programa comenzó en 1967, con el nombre “Programa de Crucero de Buena Voluntad de la Juventud Japonesa”, como uno de los proyectos para conmemorar el Centenario de la Restauración Meiji. El objetivo principal -en un principio- fue el envío de jóvenes al extranjero; ahora se ha modificado hacia un intercambio entre japoneses y extranjeros como una de las actividades principales.

En 2012, Ana Eloísa entró a la carrera de Ingeniería en Nanotecnología de la UAQ y se interesó en colaborar en proyectos de investigación; en este momento ya participaba en SELIDER, asociación que impulsa el liderazgo en los jóvenes mexicanos. Durante sus estudios efectuó movilidad académica a una universidad de Australia; además, fungió como voluntaria en la organización internacional CISV, que busca crear intercambios con personas de diferentes países para fomentar la paz en el mundo.

La universitaria comentó que con su involucramiento en proyectos de investigación “me empecé a dar cuenta de la importancia que tenía para mí, a través de la ciencia, poder encontrar soluciones a problemas en el mundo y, específicamente, en México. Luego, cuando estaba de movilidad, pude ver la importancia de tener relaciones interculturales y mantenerlas, porque obviamente, todos vivimos en el mismo planeta, entonces la idea es buscar con otras personas cooperar para encontrar el bien común”, finalizó.